Casi todas las personas en algún periodo de la vida y más allá de nuestra higiene, terminamos teniendo sarro en los dientes.

Los dientes comienzan a ponerse amarillentos o marrones, cerca de las encías o en la raíz de los dientes. Esto además de ser muy poco estético al hablar o sonreír  también es un problema para los dientes ya que puede originar caries y otras enfermedades más graves en la dentadura.

Muchas veces la limpieza incorrecta de la dentadura, los malos hábitos de comida, y algunos vicios como pueden resultar el tabaco o el café en exceso, generan sarro.

Cómo se origina el sarro en los dientes:

Cuando comemos, en los dientes van quedando partículas de alimentos y bebidas. Si por falta de cepillado o por una limpieza incorrecta de la dentadura estas partículas van quedando en los dientes, se van descomponiendo, creando bacterias y formando una capa en los dientes llamada placa.

La placa se puede formar  por encima de la línea de las encías, en ese caso se llama supragingival  o  por debajo de ellas y en las raíces de los dientes y se llama subgingival.

Esta placa, al no removerse se va transformando en sarro cuando el calcio, el fósforo y otros minerales se endurecen. Principalmente el sarro se forma por el fosfato de calcio, que lamentablemente una vez adherido al esmalte del diente es insoluble.

El mayor problema es que una vez creado el sarro, es aún más fácil crear más todavía  porque los dientes se ponen rugosos y la comida se pega más fácil. Este sarro es perjudicial porque promueve las caries, corroe el esmalte y en caso de sarro subgingival puede provocar una enfermedad periodontal (las bacterias y sarros se desarrollan por debajo de las encías y generan inflamación, encías retraídas y posteriormente el aflojamiento de los dientes.

Cómo sacar el sarro de los dientes?

Una forma de sacar el sarro es visitando periódicamente a nuestro odontólogo quién nos puede hacer una limpieza utilizando una combinación de agua a alta presión con un compuesto de sal.

Pero les dejaremos aquí algunas recetas caseras para sacar el sarro de los dientes:

1) Podemos utilizar un preparado con 3 cucharadas de bicarbonato de sodio + 1 cucharada de sal, y aplicarlo sobre el cepillo humedecido para cepillar y eliminar el sarro  visible.

2) Otra opción es usar limón y sal: En un envase plástico introduzca una cucharadita de sal fina y uas gotitas de limón hasta que se forme una pastita que pondremos en el cepillo para cepillarnos.

3) La última opción es realizar enjuagues bucales por 30 segundos con agua oxigenada de 10 vl. Primero dilúyala  3 partes de agua oxigenada por 7 de agua. Realice estos enjuagues no más de 3 veces por semana, antes de dormir.

Y recuerde, para evitar el sarro lo mejor es tener un buena cultura de higiene bucal, cepillarlos luego de cada comida, mínimamente  tres veces al día, limpiarlos con hilo dental para eliminar el exceso de comida que puede quedar entre los dientes y que el cepillado no logra retirar.

Recuerde que estas recetas caseras solo sirven para ayudar a eliminar el sarro supragingival, el sarro que se encuentra por debajo de las encías no podrá eliminarlo, en ese caso consulte a su dentista.

Otros llegaron buscando: